Elecciones estadounidenses

El mundo es un lugar muy oscuro a veces, algunos dirían incluso que es un lugar enfermo y triste, y la mayor parte de estas opiniones actualmente viene de los americanos en revisión de su situación actual.

Un poco de historia, Barack Obama fue elegido presidente, el primer presidente afroamericano de la historia estadounidense, esto aunque marcó un avance para su sociedad, hizo molestar a muchas personas. Aunque no a suficientes puesto a que al finalizar su término, Obama fue elegido de nuevo para llevar las riendas de la oficina Oval americana y los destinos de su país por 4 años más.

Ahora con el final de su segundo término en ciernes y la imposibilidad legal de ser escogido por un tercer término (las leyes estadounidenses estipulan solo una reelección) hay muchos detractores de su gestión y muchas ideas flotan en el aire sobre si realizar reformas profundas o moderadas sobre el modelo de gestión que llevó Obama por 8 años.

La principal muestra de esto la podemos ver en los contendientes a la elección. En una esquina tenemos a Donald Trump, conocido por su éxito y fortuna amazado en los bienes raíces, su peculiar peinado y gran boca que no parece aguantarse nada. Mucho se ha escrito sobre este individuo aunque la mayoría de conclusiones coinciden en querer encerrarlo en una habitación aislada con una camisa de fuerza asegurada con almenos 10 candados de seguridad Fichet.

En la otra esquina tenemos a Hillary Clinton, conocida por ser la primera dama de Bill Clinton, presidente estadounisende en los noventas, muy seria y sin mucha carisma, donde la opinión principal que despierta en muchos es que es la representación de la maldad hecha carne.

La ntocia claro está radica en que según los expertos y grandes pensadores u opinadores de oficio, los americanos están entre una espada y la pared, ambos candidatos parecen poner al país en riesgo y a pesar de las increíbles locuras, opiniones y planes del Sr. Trump, sigue creciendo en popularidad frente a la Sra. Clinton.

Pero, en nuestra opinión la noticia está en realidad en otro aspecto que muy pocos notan, y es que a pesar de las locuras y atrocidades de ambos candidatos, ellos son los candidatos por una razón, tienen el soporte de grandes bloques ciudadanos estadounidenses. Lo relevante de este asunto no es que el Sr. Trump quiera construir una pared física que separe a Estados Unidos de México, que diga improperios contra cualquier mujer que se le atraviese o llame terrorista a cualquier persona con rasgos del medio oriente o islámica. No, lo relevante radica en que hay un pueblo que respalda estas palabras y estas acciones, hay un odio latente en Estados Unidos contra los musulmanes y un desprecio enorme contra los latinos y los méxicanos principalmente.

De momento casi nadie está pensando en este aspecto y ciertamente nadie está haciendo algo para mejorarlo. Solo el tiempo dirá que será de la vida de los americanos en cualquiera de los dos caminos que escojan recorrer. Esta noticia está en pleno proceso, a penas en unos meses es que sabremos el camino que elijan y que consecuencias traerá consigo esta ruta.